martes, 20 de septiembre de 2011

Jugando con fuego

fig. 1
fig. 2



fig. 3




fig. 4





fig. 5




fig. 6




fig. 7




fig. 8




Los paleoantropólogos creen que el Homo erectus fue la primera especie humana en controlar el fuego. Parece ser que las primeras evidencias conocidas de la domesticación del fuego por homínidos provienen de diversos yacimientos arqueológicos en África Oriental. Los vestigios halladas en Koobi Fora, cerca del Lago Turkana, consisten en fragmentos de arcilla, de 1,4 millones de años de antigüedad, que debió ser calentada a elevada temperatura parara endurecerse.

No se descarta el hecho de que antes de esa fecha hubiera un aprovechamiento esporádico del fuego de origen natural, como los incendios provocados por rayos. En algún momento, el Homo erectus localizó objetos ardiendo, mantuvo vivas las llamas de forma apropiada y, finalmente, hizo un buen uso de ellas. . Es decir, antes de la fase de producción y dominio hubo probablemente una etapa de “carroñeo del fuego". La realidad es que no se sabe realmente cómo empezó todo.

El control del fuego y el calor y la luz que generan cambiaron por completo el comportamiento de los humanos. El fuego pasó a ser en un gran aliado, afectando sus vidas, que cambió de sentido, dando un giro de 180 grados. El fuego hizo que los seres humanos proliferaran y se convirtió en una gran protección contra los potenciales depredadores y sirvió incluso para la caza. El calor proporcionado hizo que los homínidos pudieran colonizar regiones cada vez más frías. El fuego también produjo una mejora relevante en la nutrición al incorporarse carbohidratos y proteínas cocidas a la dieta alimenticia.

La cocción también mata a los parásitos y a las bacterias que contaminan la comida y provocan enfermedades. Las generaciones venideras fueron las grandes beneficiadas de todas estas ventajas que pudieron haber disparado el grado de encefalización, es decir la evolución del encéfalo, el órgano de la inteligencia.

El ser humano hoy ha conseguido muchas formas de producir y controlar el fuego. E incluso se entretiene jugando con él. Las imágenes que ilustran este post son algunos ejemplos. En la fig. 1 vemos distintos tipos de llama en un quemador Bunsen dependiendo del flujo de aire ambiental entrante en la válvula de admisión. Justin Williams, de la Universidad de Alabama en Estados Unidos, es el autor de esta imagen (fig. 6), que unas llamaradas producidas por gas natural, formada por una mezcla de gases ligeros – metano y etano fundamentalmente - que se encuentra en yacimientos de petróleo o en depósitos de carbón.

El fuego también tiene su arte. Bogdan Pavlov y Li Qiao, de la Universidad de Purdue (EE UU), son los creadores de esta original imagen (fig. 5), mezcla de varias llamas creadas usando metano y nanopartículas para emular un rostro barbudo y sonriente.Esta columna espiral de fuego (fig. 2) es obra Nelson Akafuah y Kozo Saito, de la Universidad de Kentucky (EE.UU.). La "serpiente" en llamas se concibió quemando benzeno y creando después una imagen especular y rotada para obtener la forma de "S".Podemos contemplar asimismo Unas llamas en forma de flor de girasol (fig. 3) y un original ventilador de fuego ((fig. 4), este último obra de Michael Gollner y Xinyan Huang, de la Universidad de California, en San Diego (EE UU).

El fuego se comporta de forma diferente en la Tierra y en el Espacio (fig. 8). La investigación sobre el comportamiento de una en microgravedad en el Centro de Investigación Glenn de la Nasa no sólo proporciona información detallada sobre la seguridad sobre combustión en el interior de una nave espacial, sino que también ha sido utilizada para crear artísticas obras con fuego. La ingeniero aerospacial Sandra Olson, de la Nasa, nos lo demuestra con esta espectacular instantánea (fig. 7) La imagen se compone de múltiples exposiciones de una llama en microgravedad. Cada imagen muestra la propagación de una llama sobre un papel de celulosa en el flujo de ventilación en una nave espacial en condiciones de microgravedad. Los diferentes colores representan diferentes reacciones químicas dentro de la llama. Las zonas azules son causados por quimioluminiscencia (luz producida por una reacción química) Las regiones de color blanco, amarillo y naranja se debe al hollín brillante dentro de la zona de la llama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada